Entrada #2: Guatemala: Es Dificil A Veces Recordar El Pasado

6 diciembre 2009

Es dificil a veces recordar momentos difíciles en la vida. Escribiré el resto de la historia dentro de unas semanas. Por ahora, aqui están unas fotos que tomé en el estado de Oregon que es donde actualmente vivo.

The Oregon Garden -El Jardín de Oregon: Uno de mis lugares favoritos.


Un hotel muy lindo.


No hay nada como la belleza de la naturaleza.


Me encanta admirar la belleza natural.

Entrada #1: Me Fuí de Guatemala: Acompáñenme En El Viaje

25 noviembre 2009

Soy uno de esos seres humanos a quienes nos llaman pinches mojados, pinches frijoleros, pinches inmigrantes, extranjeros ilegales, pinches invasores, etc., y a qui está la historia de como me gané el privilegio para que me llamaran todas esas cosas.

Era el 26 de diciembre de 1989 y la guerra civil en Guatemala todavía seguía en ese tiempo. La navidad había sido diferente en ese año. No habíamos comido tamales, ni tomado ponche, ni nos habíamos dado el abrazo caluroso de media noche para desearnos feliz navidad y por lo consecuente, no habíamos bailado ni cumbia, ni salsa, ni merengue hasta las seis de la mañana. No, no hubo nada de eso. Habíamos estado ocupados haciendo los últimos preparativos y despidiéndonos de toda la gente que conocíamos porque ya íbamos a empezar el viaje por tierra a Estados Unidos.

Íbamos nueve personas de diferentes edades en lo que le rogábamos a Dios en oración fuese un viaje solo de ida. Iba mi mamá Francisca Bonilla de 36 años, luego seguía yo de 16, mi hermano David que era el menor de tres que tuvo mi mamá y él acababa de cumplir 15 años el día 23 de diciembre. Con cariño lo llamábamos Jesusito en esa época del año, pero a él en realidad nunca le gustó que su cumpleaños cayera tan cerca de la navidad porque la realidad era que nunca se lo celebrábamos a como debería de ser como por ejemplo cocinándole su comida preferida como por ejemplo el pepián, o dándole un regalo como por ejemplo una prenda de vestir que el de veras necesitara. Su cumpleaños y la navidad era una sola cosa. Sin embargo para ese cumpleaños el si iba a recibir una sorpresa en particular.

También iban con nosotros seis primos paternos a quien mí mamá se había acomedido a llevárselos a donde su mamá Carlota a los Estados Unidos siempre que ella estuviera dispuesta a ayudar con los gastos del viaje lo cual incluía el dinero de mordida para la migra de México y también para lo que iba costar el coyote que sabíamos que necesitaríamos para cruzar las dos fronteras. Carlota también tenia que estar dispuesta a que sus hijos arriesgaran la vida en tal empresa al igual que todos, y ella al igual que todos ya había decidido que la posibilidad de un resultado triunfante valía la pena.

Mi mamá y Carlota se habían hecho buenas amigas en California y era porque las dos tenían muchas cosas en común. Las dos habían cruzado la frontera ilegalmente a principios de los años 80. Ambas mujeres habían tenido en cierto punto a la misma suegra que las había tratado mal. Bertha Valencia, quien decía que llevaba en sus venas pura sangre española, las despreciaba a las dos, a mi mamá por ser de ascendencia africana y a Carlota por ser de ascendencia indígena. Ambas mujeres trabajaban como niñeras en casa en los Estados Unidos. Las dos sabían lo que duele y lo triste que es trabajar tan duro para mandar dinero a su país de origen y no poder tener a sus hijos viviendo con ellas en los Estados Unidos. Nosotros comos hijos de ellas lo único que queríamos era vivir con nuestra madre correspondiente y sobre todo disfrutar de una vida mejor en lo que creíamos ser el país mas lindo y maravilloso del mundo.

Débora Valencia Funes apenas acababa de cumplir los 18 y era la mas grande de los hijos que Carlota había tenido durante su matrimonio con tío Moisés. Los hermanos de ella entonces todos tenían el mismo apellido. Estaba Saúl de 15, los gemelos Salomón y Saraí que ya casi cumplían los 13, Jocabed de 11 y Libni de 5. Libni habia nacido un poco diferente. Tenia un tipo de retraso mental y del habla y siempre parecía estar viviendo en una esfera de su propio mundo. Los ojitos los tenia un poco trabados y nunca miraban hacia donde ella parecía estar enfocándose. A Libni le había pegado polio a cierto punto y por lo consecuente renqueaba para caminar y no podía caminar muy lejos. Mi mamá y Débora habían planeado turnarse para llevarla cargada durante esas partes de nuestro viaje en las que se esperaba que íbamos a caminar largas distancias durante la noche. Todos queríamos mucho a Libni especialmente porque estaba tan contenta de ir de viaje y porque era la única que no tenia ni la menor idea del peligro que corríamos y hasta las vueltas trágicas que nuestro viaje podría dar.

De todos nosotros, David era el único que no sabía que iba rumbo a los Estados Unidos y esa fue la única sorpresa de cumpleaños que el recibió ese año. Mi mamá había decidido impedir que se diera una gran escena de parte de mamá Bertha y le dijo que solo íbamos a ir a pasear a un pueblo cercano para divertirnos y le dijo que le traería a David de regreso en un par de días.

Mamá Bertha nos habia criado desde que David tenia tan solo siete meses, pero ha veces si que era difícil entenderle a mi abuela. A veces nos hacia sentir como que éramos una carga para ella y otras veces cuando yo estaba mas pequeña, decían que ella pelearía a capa y espada si algún día mi madre intentaba quitarnos de su lado. Sin embargo cuando yo tenia 16 años a mi abuela ya no le parecía tanto la idea de tenerme viviendo con ella porque ella me veía como una responsabilidad de quien ella tenia que entregar cuentas por el echo de que yo era ya una adolescente. Ella sabia que existía la posibilidad de que yo me enamorara y de todos los problemas en los que se puede meter muchacha de dieciséis años incluyendo el tan mal esperado embarazo fuera del matrimonio y siendo tan joven. Fue por esa razón que un año antes yo me habia ido del el cantón de Ujushté y me habían mandado a vivir a la Ciudad de Guatemala a donde una mi tía para que yo allá estudiara para que mis familiares estuvieran orgullosos de mi. David, sin embargo parecía que era el preferido de mamá Berta y por esa razón solo de David teníamos que explicar por que era que no iba a estar. También por eso era que mi mamá no podía arriesgarse con decirle a David desde un principio que el plan en si era que el nunca regresara al cantón Ujushté y no le podía decir tampoco que el supuesto viaje de dos días se iba a llevar un poco mas de tiempo y que la esperanza era que el iba a llegar a un lugar mas lejos que simplemente un pueblo cercano.

El padre des mis primos, mi tío Moi ya sabia que sus hijos se iban a ir a vivir con Carlota, entonces no tenían nada que ocultar al respecto. Tocante a mi papa, supimos andaba de visita en Guatemala desde Anaheim California. El habia emprendido su viaje de ilegal en 1984. Como el habia descuidado de desempeñar su papel como padre, no había ninguna necesidad de informarle de nuestros planes.

Le oramos a Dios para que nos concediera tener un viaje sin peligro, pusimos nuestras vidas en sus maños, nos subimos a una camioneta que iba para Xela. Después de allí tomaríamos una camioneta hacia un pueblo fronterizo que se llama La Mesilla para poder cruzar la frontera de Guatemala con México con la ayuda de un coyote.

Nosotros pensábamos que íbamos vestidos de una forma estratégica para el viaje. Queríamos aparentar de que nomás íbamos de turistas, entonces no podíamos llevar tantas cosas y teníamos que llevar puesta la ropa y los zapatos adecuados según nosotros. Llevábamos puestos zapatos Nike para ocultar el hecho de que éramos bien pobrecitos. No cabía duda de que los zapatos Nike eran un símbolo de estatus socioeconómico, entonces pensábamos que al lucirlos íbamos a ocultar el hecho de que éramos pobres no solo en la opinión de gente de otros países sino que ante los ojos de otros guatemaltecos. Junto con los zapatos llevábamos puestos pantalones de lona, una playera y una chumpa de lona. Pensábamos que al vestirnos todos de esa forma íbamos a despistar a los demás. Desafortunadamente, grande era el número de otros compañeros guatemaltecos y centroamericanos que también estaban viajando de la misma manera para el norte y que también estaban cometiendo el error de vestirse todos de esa manera. Nosotros no sabíamos eso y hasta después nos enteramos de que las autoridades de migración de México con burla habían bautizado nuestro vestuario y lo habían nombrado, “El Uniforme de Mojado” Así fue como empezamos nuestro viaje como ilegales.

Liliana Fidalgo
Notas de la autora:

Glosario:

Debido a algunas palabras escritas en español guatemalteco, incluyo algunas definiciones.

Chumpa: Es una prenda de vestir exterior para el frió. Es a lo que en México se conoce como chamarra y en ingles como jacket.

Playera: Prenda informal de vestir exterior con mangas cortas que al ponerlas en lo plano tienen forma de una T. Puede ser que es a lo que en otros países le llaman camisa o camiseta. Es lo que inglés se conoce como T-shirt.

Por favor manténgase en sintonía para cuando yo escriba el siguiente blog o (bitácora???) lo cual sucederá ya sea el 6 de diciembre o antes. Para mientras responderé a preguntas o comentarios que tengan. Yo también le tengo preguntas a mis lectores:

Como sobre que partes de mi historia quisiera leer un poco mas?

Que partes de mi historia quisiera usted que yo desarrollara con mas detalle?

Sobretodo, que es lo que piensa de mi historia?

Como por ejemplo quizá haya algunos que quieran saber si es verdadera. Si, esta historia y todo lo que leerán aquí en esta serie de blogs que escribiré aquí son verídicas.

Yo también estoy escribiendo esta misma historia en inglés y la pueden encontrar en http://www.illegalalientouscitizen.wordpress.com

Gracias por leer,

Liliana Fidalgo

Mi vida actual: Una vista desde mi balcón.